top of page

Personas tratadas con terapia contra el cáncer con células CAR-T siguen en remisión tras12 años

Actualizado: 12 nov 2023

Dos de las personas tratadas con terapias contra el cáncer de celular CAR-T todavía están en remisión (disminución de los signos del cáncer) 12 años después


Tumor atacado por células CAR-T
Tumor atacado por células CAR-T

La terapia experimental contra el cáncer, que consiste en utilizar células T del sistema inmune, las cuales se convierten en cazadoras de tumores, ha sido utilizada como tratamiento alternativo. Doug Olson recibió este tratamiento y una semana después de su administración, su médico le informó que no encontraban células cancerosas en su cuerpo. Sin embargo, su médico, cauteloso, no estaba seguro de si estaba sano o si podría experimentar futuras recaídas; sin embargo, Olson sí lo estaba.


Corría el año 2010 y Olson fue uno de los primeros pacientes con leucemia linfocítica crónica en recibir el tratamiento de células T, conocido como CAR-T. Cuando sus médicos, Carl June y David Porter, redactaron el protocolo para el ensayo clínico en el que Olson participó, esperaban que las células genéticamente modificadas pudieran sobrevivir en su cuerpo durante un mes. Sabían que la investigación del cáncer podía ser desgarradora y no se atrevían a esperar una cura.


Pero más de diez años después, las células inmunitarias modificadas siguen patrullando en la sangre de Olson, y él continúa en remisión. Ahora, June está listo para afirmar que las células CAR-T pueden realmente curar a los pacientes con leucemia.


Destructor de tumores


Las terapias con células T consisten en obtener las células T de una persona con cáncer y modificarlas genéticamente para que produzcan proteínas específicas llamadas receptores de antígenos quiméricos o CAR, que reconocen las células cancerosas. Luego, las células se reinfunden en la persona, con la esperanza de que busquen y destruyan los tumores.


En los años transcurridos desde el tratamiento de Olson, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. ha aprobado cinco terapias con células CAR-T para tratar leucemias, linfomas y mielomas. June estima que decenas de miles de personas han recibido tratamiento con células CAR-T.



Construyendo mejores terapias CAR-T


Pero la terapia es costosa, arriesgada y técnicamente exigente. Sigue siendo un último recurso que se debe utilizar cuando todos los demás tratamientos han fracasado. A pesar del éxito del tratamiento para Olson, no todos experimentan una remisión duradera de su cáncer. Al principio, solo alrededor del 25-35% de los receptores de células CAR-T con leucemia linfocítica crónica experimentaron una remisión completa de su cáncer, dice Porter. Con el refinamiento, ese porcentaje ha aumentado a lo largo de los años, dice, pero algunos de estos éxitos iniciales todavía conducen a una recaída. El seguimiento del tratamiento a largo plazo podría revelar pistas sobre qué factores son importantes para el éxito duradero de las células CAR-T.


Durante más de diez años, Porter y sus colegas analizaron las células CAR-T en Olson y en otra persona tratada en 2010, rastreando la evolución de las células y buscando cualquier signo de problemas de seguridad.


Descubrieron que las células CAR-T persistían, pero las características de la población cambiaban con el tiempo. Poco después de la infusión, surgió una población prominente de células T llamadas células CD8+. A veces se les llama células T asesinas y pueden identificar y destruir células que muestran proteínas inusuales, como células cancerosas o células infectadas con un virus.


Pero con el paso de los años, un tipo diferente de célula T con CAR se volvió dominante. Las células T CD4+ pueden asumir una variedad de funciones en el sistema inmunológico, pero los investigadores demostraron que ambos participantes del estudio tenían células CD4+ con características que sugieren que serían capaces de matar las células leucémicas.


Impacto tremendo


Olson y el otro participante ya no presentan signos de leucemia. No está claro si las células CAR-T mataron todas las células leucémicas poco después de su introducción, o si las células que continúan patrullando pueden destruir cualquier célula leucémica antes de que alcance niveles detectables.


Los cánceres altamente mutados responden mejor a la terapia inmune


"El impacto potencial del CAR-T es tremendo", afirma Nirali Shah, hematóloga pediátrica del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos en Bethesda, Maryland. Este estudio "ofrece una prueba de concepto sobre la seguridad de tener persistencia e integración a largo plazo de las células T en su cuerpo".


Queda por ver, añade, hasta qué punto los hallazgos de estos dos individuos con leucemia linfocítica crónica se trasladarán a otras enfermedades. Se están realizando esfuerzos para utilizar enfoques de células CAR-T para tratar tumores sólidos, como los tumores de próstata y el devastador cáncer cerebral glioblastoma. En enero, los investigadores informaron sobre el éxito en el uso de células para destruir el tejido cicatricial en el corazón, un método que algún día podría usarse para tratar la fibrosis cardíaca.


En los años posteriores a su tratamiento, Olson volvió a su carrera en el diagnóstico médico. Se comprometió a mantenerse saludable y su hijo lo convenció de correr medias maratones. "Si mi cáncer desapareciera, ciertamente no querría morir de un ataque cardíaco", dice. Finalmente, decidió hacer pública la historia de su recuperación y servir como mentor para otras personas con cáncer.


Intenta darles esperanza, dice: "Si no hay una cura para su cáncer hoy, hay una posibilidad razonable de que a la vuelta de la esquina la haya"



Modificado de Nature

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Commenti


bottom of page