¿Podría haber vida en las nubes de Venus?

Un nuevo estudio sugiere un ciclo de vida que resuelve el enigma de cómo la vida podría persistir en la atmósfera del planeta Venus durante cientos de millones a miles de millones de años


Cuando se trata de lugares con potencial de habitabilidad, Venus no suele estar en esa lista. El planeta vecino caliente, cuenta con un efecto invernadero enloquecido, una presión superficial aplastante y nubes de ácido sulfúrico. Ciertamente no es amigable con la vida tal como la conocemos, y las pocas naves espaciales que la humanidad ha enviado a la superficie de Venus solo han resistido unos minutos.


Pero a unos 40 a 60 kilómetros sobre la superficie, la atmósfera de Venus es la más parecida a la Tierra de cualquier otro lugar del sistema solar. Allí, Venus tiene una presión de aire de aproximadamente 1 bar y temperaturas en el rango de 0° C a 50 ° C. No es un ambiente ideal, ya que los humanos necesitarían aire para respirar y protección contra el ácido sulfúrico en la atmósfera. Además, hay que considerar que Venus está en la zona habitable de nuestra estrella.


Entonces, ¿existe la posibilidad de que otros tipos de vida puedan sobrevivir sin ayuda en la atmósfera de Venus? La cuestión de si los microbios podrían sobrevivir allí ha sido debatida durante mucho tiempo por científicos planetarios desde Carl Sagan en 1967. Otro artículo en 2004 estudió si el azufre en la atmósfera de Venus podría ser utilizado por microbios como un medio para convertir la luz ultravioleta en otros longitudes de onda que podrían usarse para la fotosíntesis. Otro estudio más en 2018 propuso que las manchas oscuras que aparecen en la atmósfera de Venus podrían ser algo similar a las floraciones de algas que ocurren de forma rutinaria en los lagos y océanos de la Tierra.


Sin embargo, la mayoría de los estudios anteriores concluyeron que los posibles microbios en la atmósfera de Venus podrían tener solo una vida útil corta: caerían a través de las nubes hacia la capa de neblina inferior y terminarían incinerados en el calor y/o aplastados por la presión atmosférica más alta que se encuentra cerca de la superficie.


Pero ahora, un artículo de la astrobióloga Sara Seager y sus colegas sugiere que los microbios podrían tener un "ciclo de vida" sostenido, lo que les permitirá sobrevivir quizás durante millones de años.


Su artículo explora la posibilidad de que los microbios puedan vivir en el ambiente líquido dentro de las gotas de la nube de ácido sulfúrico. A medida que crece el hábitat de las gotitas en el que residen los microbios, la gravedad los obliga a asentarse en la capa más caliente e inhabitable debajo de las nubes venusianas. Sin embargo, a medida que las gotas comienzan a evaporarse, la capa de neblina inferior se convierte en un "depósito" de vida inactiva. Más tarde, las corrientes ascendentes llevarían regularmente a los microbios inactivos a las nubes , donde se rehidratarían y volverían a activarse.


"Suponiendo que la vida debe residir dentro de las gotas de las nubes", escribió el equipo en su artículo, publicado en la revista Astrobiology , "resolvemos el enigma posterior de las gotas que se depositan gravitacionalmente y alcanzan regiones más calientes e inhabitables al proponer un ciclo de vida venusiano en el que es un paso crítico que los microbios se secan para convertirse en esporas al alcanzar la capa de neblina inferior relativamente estancada, a la que llamamos "depósito con fugas". Las esporas secas residirían allí hasta que algunas de ellas puedan ser transportadas de regreso a las capas de nubes templadas y habitables, donde actuarían como núcleos de condensación de nubes para promover la formación de nubes, envolviéndose en gotas de nubes para continuar el ciclo de vida ".


En la Tierra, los microorganismos terrestres, en su mayoría bacterias, pueden ser arrastrados a la atmósfera, donde se han encontrado viviendo a altitudes de hasta 41 kilómetros.


También existe un catálogo creciente de microbios que habitan en entornos increíblemente duros en la Tierra, como las aguas termales de Yellowstone, los respiraderos hidrotermales de los océanos profundos, los lodos tóxicos de las áreas contaminadas y los lagos ácidos de todo el mundo.


La cuestión de la posible vida en las nubes de Venus se convierte ahora en una hipótesis comprobable. Un coautor de este artículo, Sukrit Ranjan, becario postdoctoral en el MIT, dijo a Astronomy que "vale la pena pensar si vale la pena invertir los recursos para llevar a cabo esa prueba", como una misión de retorno de muestras a la atmósfera de Venus.


Mientras que algunos han propuesto ciudades flotantes similares a Bespin en la atmósfera de Venus, un "planeador" más práctico podría flotar a través de la atmósfera de Venus, o la misión VERITAS propuesta tal vez podría incluir un estudio astrobiológico de Venus.





Fuente: Universe today

0 comentarios