La inmunoterapia con células T como tratamiento contra el cáncer

Las terapias contra el cáncer podrían ser potencialmente más eficaces si su desarrollo tuviera en cuenta las células que dan lugar a las células que combaten los tumores


El sistema de defensa del cuerpo contra las infecciones también combate los tumores, generando células T tipo stem residentes en el tumor y células T asesinas que expresan receptores inhibidores como PD-1. Cuando PD-1 se une a PD-L1 o PD-L2 en células tumorales u otras células, las funciones de las células T disminuyen. 


Figura 1: Esquema de presentación de antígenos

Los tratamientos de bloqueo de puntos de control interrumpen esta interacción. Esto permite que las células T parecidas a las células madre proliferen y produzcan nuevas células T asesinas que ahora pueden destruir las células tumorales.


La figura 1 muestra la parte del sistema de defensa natural del cuerpo contra el cáncer implica que las células dendríticas absorban proteínas derivadas de tumores y las presenten a las células T CD8 + sin antígenos presentes en los ganglios linfáticos. Las células T estimuladas pueden luego migrar al tumor.


En el tumor mostrado en la figura 2, la activación crónica produce células T tipo madre y células T asesinas que expresan receptores inhibidores como PD-1. La unión de PD-1 a ligandos de PD-L1 o PD-L2 en las células tumorales desactiva las células T asesinas y previene la muerte de las células cancerosas.


Figura 2: Esquema de desactivación de células T asesinas.

El tratamiento con inmunoterapias de bloqueo de puntos de control, la figura 3 indica como los anticuerpos contra PD-1, puede prevenir la interacción de PD-1 con PD-L1 / 2. Esto permite que las células T parecidas a las células madre proliferen y produzcan más células T asesinas que ahora pueden destruir las células cancerosas.




Terapia de células adoptivas y células T tipo células madre


En pacientes con enfermedad metastásica, el tejido tumoral se puede extirpar quirúrgicamente y las células inmunitarias se extraen de él. Las células T, que incluyen tanto células que pueden combatir el tumor como células que no pueden, se cultivan con factores de crecimiento específicos para aumentar su número y restaurar la funcionalidad de las células que se han agotado y, por lo tanto, menos eficaces. 


Figura 3: Muerte de células cancerosas

Esta mezcla de células T luego se reinfunde en el paciente, con el objetivo de aumentar el número de células funcionales que pueden matar las células tumorales y que persistirán en el paciente. Actualmente no está claro el número de células T CD8 + de tipo madre, que mantienen la producción de células T CD8 + asesinas, que regresan al paciente.


En pacientes con enfermedad metastásica, se pueden extraer células inmunitarias (células T) del tejido tumoral luchan en respuesta al bloqueo de los puntos de control de dos maneras: pueden diferenciarse en células T asesinas que pueden matar las células cancerosas y también proliferar en más células madre.


Esto plantea la posibilidad de que las condiciones utilizadas para expandir las células para la infusión deban optimizarse aún más para favorecer proporciones más altas de células T de tipo madre.


Las células T, que incluyen tanto células que pueden combatir el tumor (células T asesinas) como células que no pueden, se cultivan con factores de crecimiento específicos para aumentar su número. 


Las células T cultivadas se infunden en el paciente con el objetivo de aumentar el número de células T que combaten los tumores que el paciente puede producir.




Fuente: Traducción libre de thescientist.com

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo