La infodemia habría provocado ya la muerte de al menos 800 personas en el mundo

Un equipo de investigadores revisó las redes sociales y los sitios web de noticias para monitorear cómo circulaba la información errónea de COVID-19 en las plataformas en línea



En este momento, una infección global se está propagando de persona a persona, lo que lleva a muchos a enfermarse e incluso a morir. No estamos hablando del coronavirus. Pero va de la mano con esta otra plaga insidiosa.


La propagación mundial en cuestión es lo que los investigadores denominan infodemia: un exceso de información que trae consigo noticias falsas, rumores y teorías de conspiración que ponen a las personas en peligro. Malas ideas y malos consejos, compartidos entre amigos, familiares y extraños por igual.


En teoría, una infodemia podría asociarse a cualquier cosa. En esta ocasión es el COVID-19, y es un problema muy grave que amplifica y engrandece los ya graves peligros de la crisis del coronavirus.


En un nuevo estudio, un equipo internacional de investigadores de enfermedades infecciosas revisó las redes sociales y los sitios web de noticias para monitorear cómo circulaba la información errónea de COVID-19 en las plataformas en línea.


En total, identificaron más de 2,300 informes de rumores, estigmas y teorías de conspiración relacionados con COVID-19, comunicados en 25 idiomas de 87 países diferentes.

Ninguna de esta información errónea es útil, incluso si se pretende que lo sea, y gran parte es dañina. En algunos casos, es letal y provoca muertes y lesiones evitables a una escala verdaderamente trágica.


"Por ejemplo, un mito popular de que el consumo de alcohol altamente concentrado podría desinfectar el cuerpo y matar el virus estaba circulando en diferentes partes del mundo", escriben los autores en su estudio.


"Tras esta desinformación, aproximadamente 800 personas han muerto, mientras que 5.876 han sido hospitalizadas y 60 han desarrollado ceguera completa después de beber metanol como cura del coronavirus".


Ese incidente, centrado en Irán, podría ser el peor ejemplo de muerte, lesiones y miseria relacionadas con la infodemia. Pero está lejos de ser el único que encontró el equipo.


Un evento similar que cobró la vida de 30 personas se informó en Turquía, dicen los investigadores, mientras que, en Qatar, dos hombres murieron por ingerir desinfectante de superficies o desinfectante de manos a base de alcohol.


En India, una docena de personas se enfermaron después de beber alcohol elaborado a partir de semillas de datura o manzana espinoza tóxicas, después de ver un video en las redes sociales que afirmaba que aumentaría su inmunidad contra COVID-19. Cinco de los bebedores eran niños.

Por supuesto, no todas las falacias peligrosas sobre el coronavirus conducen a hospitalizaciones que acaparan los titulares. Sin embargo, encontraron tantas ideas retorcidas que se están compartiendo, descubrieron los investigadores, que la gente sugiere que pueden matar, curar o prevenir el coronavirus, cosas como beber lejía, beber orina y estiércol de vaca, ingerir una solución de plata o rociar cloro por todas partes del cuerpo.


En medio de este torbellino de información errónea, incluso las verdades erróneas relativamente benignas pueden volverse peligrosas en las manos equivocadas, dicen los investigadores.


"Una iglesia en Corea del Sur, donde se usó una botella de spray para rociar agua salada entre los asistentes a la iglesia, resultó en más de 100 infecciones entre los asistentes debido al rociado de agua contaminada", explica el equipo, describiendo un incidente en el que la boquilla de la botella de espay se introdujo en repetidas ocasiones en la boca de diferentes miembros de la congregación, sin ser desinfectada.


Sin embargo, la infodemia no solo perpetúa las afirmaciones sobre curas falsas. También tiene mucho que decir sobre los orígenes del coronavirus, cómo se puede contraer y las difamanciones raciales sobre quién tiene la culpa.

Algunos de la larga lista de ejemplos incluyen: el coronavirus es un tipo de rabia; los teléfonos móviles pueden transmitir el coronavirus; el coronavirus es un arma biológica diseñada; el coronavirus se hizo para vender vacunas; el coronavirus fue fabricado por la Fundación Bill y Melinda Gates, Donald Trump, la CIA, China, etc.; El coronavirus es un plan de control de la población. Y así sucesivamente.


Los investigadores reconocen una serie de limitaciones de su estudio y señalan que no investigaron ni dieron seguimiento a la información errónea que descubrieron en línea, ni determinaron la cantidad de personas que creían en un rumor o conspiración determinados.


No obstante, encontraron toda esta información errónea circulando libremente en sitios web y redes sociales de acceso público. Ese es el meollo del problema: la infodemia del coronavirus está disponible para que todos la vean, y es un problema que debemos contrarrestar activamente, dicen los investigadores.


"La desinformación alimentada por rumores, estigmas y teorías de la conspiración puede tener implicaciones potencialmente graves en el individuo y la comunidad si se prioriza sobre las pautas basadas en la evidencia”, escribe el equipo .


"Las agencias de salud deben rastrear la información errónea asociada con COVID-19 en tiempo real e involucrar a las comunidades locales y las partes interesadas del gobierno para desacreditar la información errónea".


La investigación se publicó en The American Journal of Tropical Medicine and Hygiene.





Fuente: traducción libre de sciencealert.com

0 comentarios