Europa se despide del carbón

Muy contaminante y nocivo para la salud humana, este combustible fósil está desapareciendo gradualmente, también por razones económicas. Sin embargo, el proceso aún es largo y aún encuentra resistencias, especialmente en Europa del Este


El cambio climático y la degradación del medio ambiente son una amenaza existencial a la que se enfrentan Europa y el resto del mundo. Para superar estos retos, Europa necesitaba una nueva estrategia de crecimiento que transforme la Unión en una economía moderna, eficiente en el uso de los recursos y competitiva, donde se hayan dejado de producir emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050 el crecimiento económico está disociado del uso de recursos no haya personas ni lugares que se queden atrás.


Entonces, el Pacto Verde Europeo es la hoja de ruta para dotar a la UE de una economía sostenible. La realización de este objetivo exige a los países miembros que transformen los retos climáticos y medioambientales en oportunidades en todos los ámbitos y se logre una transición justa e integradora para todos.


El Pacto Verde Europeo establece una hoja de ruta con acciones para impulsar un uso eficiente de los recursos mediante el paso a una economía limpia y circular restaurar la biodiversidad y reducir la contaminación. Las inversiones necesarias y los instrumentos de financiación disponibles, y explica cómo garantizar una transición justa e integradora. La UE será climáticamente neutra en 2050. Para ello, la Comisión propondrá una «Ley Europea del Clima» con el fin de convertir este compromiso político en una obligación jurídica y en un incentivo para la inversión.


Para alcanzar este objetivo, se actuará en todos los sectores de la economía, invirtiendo en tecnologías respetuosas con el medio ambiente, apoyar a la industria para que innove,

desplegar sistemas de transporte público y privado más limpios, más baratos y sanos, descarbonizar el sector de la energía, garantizar que los edificios sean más eficientes desde el punto de vista energético y colaborar con socios internacionales para mejorar las normas medioambientales mundiales.


La UE también proporcionará apoyo financiero y asistencia técnica para ayudar a las personas, las empresas y las regiones más afectadas por la transición hacia la economía verde. Para ello recurrirá al denominado Mecanismo para una Transición Justa, que contribuirá a movilizar 100 000 millones de euros, como mínimo, durante el período 2021-2027 en las regiones más afectadas.


El principal objetivo del Pacto Verde es claro: la Unión Europea debe lograr la neutralidad climática para 2050. Este proceso principalmente implica la abolición gradual del carbón como fuente de energía. No es un reto menor si tenemos en cuenta que en Europa existen decenas de centrales de carbón que en algunos casos son fundamentales para las economías de los países de acogida. Pero vayamos en orden.

Reducción de los costos de tecnología desde 2010

En primer lugar, en lo que respecta al carbón, no hay que olvidar que, además de un coste enorme, el precio más alto de este tipo de energía lo pagan el clima y el hombre. El uso del carbón, uno de los recursos más contaminantes, es uno de los principales obstáculos para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y CO2. Pero, si el impacto sobre el cambio climático se mide a lo largo del tiempo, las consecuencias en los seres humanos son más inmediatas y afectan a enfermedades como el asma, la bronquitis o los problemas respiratorios. Los beneficios de la transición, por tanto, afectan directamente a los ciudadanos. Y, a pesar del escepticismo de muchos sobre la viabilidad, ya se vislumbran algunos pequeños pasos hacia adelante.


En Europa, a nivel general en 2019, la proporción de electricidad procedente de fuentes renovables superó por primera vez a la generada por el combustible fósil más dañino de todos. Los datos provienen del instituto independiente Agora Energiewende y también muestran que se emitieron un 12% menos de emisiones de CO2 en los países de la UE que el año anterior. Y, mientras tanto, la participación de las energías renovables en la generación de electricidad ha aumentado al 35 por ciento.


Otros datos, publicados hace unos días, provienen de Irena (Agencia Internacional de Energías Renovables) y muestran que durante la última década los costos de las energías renovables han disminuido progresivamente. A la cabeza están la energía fotovoltaica (menos el 82 por ciento) y los sistemas solares de concentración (menos el 47 por ciento), seguidos de la energía eólica en tierra (menos el 39 por ciento) y en alta mar (menos el 29 por ciento). En otras palabras, significa que producir energía limpia es rentable no solo para el medio ambiente, sino también para la economía. Muchos países parecen haberlo entendido ya y están avanzando rápidamente hacia el horizonte futuro sin carbón. Como señala Lifegate, juntos, Alemania, España, los Países Bajos, el Reino Unido e Italia representaron 80 por ciento de la disminución de la electricidad producida a partir del carbón.



Adiós carbón


El líder del punto de inflexión verde, si tenemos en cuenta también el número de plantas, es sin duda Alemania que había anunciado un plan para cerrar las plantas aprobado a principios de julio. El Bundestag, o la Cámara de Representantes del parlamento alemán, de hecho, ha dado luz verde a un proyecto de ley que prevé la salida gradual del carbón del país para 2038 con el fin de alcanzar los objetivos climáticos. El proyecto prevé más de 50.000 millones de euros a favor de los operadores de minas y plantas, las regiones implicadas y los empleados, precisamente con el objetivo de limitar el impacto de la transición del carbón a las energías renovables. L'Austria, por su parte, cerró su última central eléctrica de carbón, con sede en Mellach, el pasado mes de abril, convirtiéndose oficialmente en el segundo país libre de carbón después de Bélgica (pionero, con el cierre de la última central eléctrica en 2016).


Participación en la producción de electricidad a partir del carbón

Incluso en Italia el uso de carbón está en mínimos históricos y el país está comprometido a cerrar con este tipo de energía en 2025. El camino parece ser el correcto: en 2019 el análisis del sistema energético italiano de Enea subrayó una reducción del 3.5 % en CO2 emitida por el sector eléctrico debido al mayor uso de gas y sobre todo a la disminución del uso de carbón que se situó en menos 30 por ciento.


El mismo plazo lo tiene también España que ha iniciado su proceso hacia un futuro sin carbón. En este caso, sin embargo, son precisamente los cálculos económicos los que pesan más que una convicción ecológica. A fines de junio se cerraron siete de las 15 plantas termoeléctricas de combustibles fósiles. En términos de energía eléctrica de carbón, esto es más de la mitad del total español. Las cuatro empresas al frente de las plantas tomaron esta decisión precisamente porque resultaba demasiado caro adaptarse a la nueva directiva europea sobre emisiones. Según algunos, es posible que Madrid ya haya dicho adiós al carbón en 2025.


Y son precisamente estas normativas las que impulsan algunos cierres, provocando que muchas empresas prefieran cerrar sus plantas directamente en lugar de adaptarlas. Esto también ha sucedido en áreas, como Europa central y oriental, donde los países se oponen a la transición, ya que las economías dependen en gran medida del carbón para la generación de electricidad. En la República Checa, ha comenzado el cierre de la planta de Prunerov. Según Europe Beyond Coal, esto, junto con otras dos plantas checas de carbón altamente contaminantes, Chvaletice y Pocerady, producen menos energía cada año que las exportaciones totales de la República Checa, por lo que "pueden cerrarse sin riesgo para la seguridad energética nacional".



Dos meses sin carbón


Otro récord se estableció en el extranjero. De hecho, el 10 de junio, Gran Bretaña celebró dos meses de generación de electricidad sin carbón, el período más largo en más de 140 años. El país que introdujo el modelo del carbón en el mundo tiene el objetivo de cerrar todas las plantas de carbón para 2024, como parte de sus esfuerzos por alcanzar la meta de cero emisiones netas para 2050. Impensable si señala el hecho de que hace apenas 10 años, alrededor del 40% de la electricidad del país provenía del carbón. The National Grid, que publicó los datos del récord; sin embargo, señaló que tanto el bloqueo (y la menor demanda de energía) como el mayo más soleado jamás registrado contribuyeron. Al mismo tiempo, los bajos precios de la electricidad han hecho que el funcionamiento de las centrales eléctricas de carbón sea cada vez menos rentable.



Los siguientes pasos


El mayor obstáculo para esta transición son los países de Europa Central y Oriental, como Polonia. Los temores están relacionados principalmente con el hecho de que un cambio a otros tipos de energía, si no se estructura adecuadamente, podría conducir a un pico en su crecimiento económico. Por otro lado, cabe destacar que el pacto verde incluye medidas de apoyo a estos países. Un instrumento en este sentido es el Fondo de Transición Justa que también quiere financiar inversiones en actividades relacionadas con el gas natural, si se considera "ambientalmente sostenible" según las normas, en regiones muy dependientes de la extracción y combustión de carbón y lignito. O al menos esta es la última apertura solicitada por la Comisión de Desarrollo Regional del Parlamento Europeo (Regi) en el dictamen sobre el Fondo de Transición, que será debatido en el Pleno de septiembre para luego convertirse en la posición de Estrasburgo en futuras negociaciones.


En resumen, la Europa verde del mañana está un paso más cerca, pero la subida aún es larga. Los países que se unieron en 1951 para dar vida a la República Checa (comunidad del carbón y del acero) se enfrentan hoy a un doble desafío: conciliar los intereses de todos (incluidos los nuevos Estados miembros) y avanzar hacia un futuro sin carbón. Incluso según algunos datos publicados en mayo por la AEMA (Agencia Europea de Medio Ambiente) estamos en el camino correcto. "Dos tercios de las reducciones de emisiones de 2018 se produjeron en el sector de la calefacción y la energía, donde las emisiones de la quema de carbón se redujeron en casi 50 millones de toneladas y el uso de energía renovable en la generación de electricidad se ha reducido siguió creciendo”, se lee en el informe.





Fuente: Wired.it, Comisión europea

0 comentarios