Estudio revela importantes lagunas en el tratado internacional de ozono

Expertos advierten la necesidad de abordar las deficiencias regulatorias en el tratado sobre el agujero de ozono para evitar un cambio climático más fuerte y graves riesgos para la salud


Un nuevo artículo ha revelado importantes lagunas en un tratado internacional diseñado para ayudar a reparar la capa de ozono, poniendo en riesgo la salud humana y aumentando la velocidad del cambio climático.


La evidencia acumulada por los científicos en las décadas de 1970 y 1980 mostró que el agotamiento de la capa de ozono en la estratosfera fue una de las primeras amenazas verdaderamente globales para la humanidad.


Los productos químicos producidos a través de la actividad económica se desplazaban lentamente hacia la atmósfera superior, donde estaban destruyendo la capa de ozono, que juega un papel indispensable en la protección de la humanidad y los ecosistemas al absorber la radiación ultravioleta dañina del sol.


En 1987, los países firmaron un tratado para tomar medidas reparadoras, conocido como el "Protocolo de Montreal sobre Sustancias que Agotan la Capa de Ozono", que finalmente fue ratificado por los 197 estados miembros de la ONU.


Pero en un artículo publicado en Nature Communications, los expertos han señalado importantes lagunas en el tratado que deben abordarse si se va a reparar la capa de ozono y evitar los riesgos para la salud humana y el clima.


El profesor Joseph Alcamo, director del Programa de Investigación de Sostenibilidad de Sussex y ex director científico del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), dijo: “El Protocolo de Montreal y sus enmiendas han sido sin duda un esfuerzo mundial eficaz para controlar las sustancias más resistentes que agotan el ozono. Pero nuestro documento muestra que el tratado ha desarrollado demasiados vacíos para reparar completamente la capa de ozono. Es hora de tapar los agujeros en el tratado del agujero de ozono ".


El profesor Alcamo, junto con la autora principal, la profesora Susan Solomon del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y el coautor, el profesor A. R. Ravishankara de la Universidad Estatal de Colorado, han identificado varias 'brechas' que consisten en sustancias que agotan la capa de ozono no cubiertas en el tratado. Éstos incluyen:


  • No se han contabilizado nuevas fuentes de emisiones de CFC y HFC detectadas recientemente en la atmósfera.

  • Fugas de sustancias que agotan la capa de ozono de viejos acondicionadores de aire, refrigeradores y espumas aislantes.

  • Liberaciones involuntarias de gases que agotan la capa de ozono de algunos procesos de fabricación.

  • Emisiones del gas que agota la capa de ozono, óxido nitroso, provenientes principalmente de actividades agrícolas.


Los autores han pedido una variedad de soluciones para cubrir las brechas, que incluyen:


  • Un endurecimiento del cumplimiento del tratado mediante el uso de disposiciones que ya forman parte del Protocolo de Montreal.

  • Impulsar la eficacia del tratado mediante la incorporación de un control ambiental regular de las sustancias que agotan la capa de ozono.

  • Controlar las emisiones de sustancias que se han deslizado a través del tratado hasta ahora, incluidas las emisiones de óxido nitroso de la agricultura y las sustancias que agotan la capa de ozono que se escapan de refrigeradores viejos y otros equipos.

  • Además, dado que las sustancias que agotan la capa de ozono y sus sustitutos contribuyen de manera significativa al calentamiento global, los autores instan a una eliminación más rápida de todas estas sustancias como una forma de combatir el cambio climático.

  • La capa de ozono absorbe la radiación ultravioleta dañina del sol, pero esta capa protectora es destruida lentamente por los gases industriales que se elevan lentamente desde la superficie de la tierra, incluidos los CFC (clorofluorocarbonos) contenidos en refrigerantes, agentes espumantes y, antes, propelentes en aerosoles.


El descubrimiento del 'agujero de ozono' por encima de las latitudes altas en la década de 1980 proporcionó la evidencia final de la importancia del agotamiento del ozono.


En 1985, los países habían firmado la Convención de Viena, que se comprometía a reducir los CFC y otras sustancias que agotan la capa de ozono. Dos años después, firmaron el Protocolo de Montreal que establecía un plan de acción.


Durante su tiempo como el primer científico jefe del PNUMA, que alberga la Secretaría del Protocolo de Montreal, el profesor Alcamo coordinó grupos de científicos en la producción de informes orientados a las políticas que abordaron los problemas emergentes del agotamiento del ozono.


El PNUMA informa que el 98% de los productos químicos cuya eliminación estaba prevista en el Protocolo de Montreal se habían eliminado para 2009, evitando cientos de millones de casos de cáncer de piel y decenas de millones de casos de cataratas. Sin embargo, este nuevo documento muestra que algunas fuentes importantes no fueron el objetivo del Protocolo, y deben serlo urgentemente ahora.


El profesor Alcamo dijo: “Dado que la mayoría de los gases que agotan la capa de ozono y sus sustitutos actuales también son potentes gases de efecto invernadero, es hora de utilizar el Protocolo de Montreal para reducir estos gases aún más rápido para ayudar a evitar el peligroso calentamiento global.


“No podremos alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible globales para 2030 sin cerrar las brechas en el tratado del ozono. Es difícil imaginar, por ejemplo, cómo se podrían alcanzar los objetivos climáticos y de salud mundial sin reducir drásticamente todos los gases que agotan la capa de ozono y sus sustitutos. Si fallamos, la humanidad tendrá que enfrentar un mayor riesgo de cáncer de piel y un cambio climático más rápido".




Fuente: University of Sussex

0 comentarios