El potencial de lograr la meta climática con bioenergía es limitado

Las emisiones negativas dependen en gran medida de la ubicación del cultivo de biomasa, el tratamiento de la vegetación original, el portador de energía final producido y el período de evaluación considerado


La implementación a gran escala de bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS) a menudo se considera una medida importante para alcanzar los objetivos climáticos establecidos en el Acuerdo de París. Sin embargo, un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Radboud, la Universidad de Utrecht y la Agencia de Evaluación Ambiental de PBL de los Países Bajos muestra que durante un período de 30 años, la BECCS solo puede desempeñar un papel modesto. La evaluación de BECCS durante todo el siglo XXI (80 años) conduce a una imagen diferente: el potencial total podría ser tan grande como las emisiones actuales de CO2, pero tiene el costo de requisitos sustanciales de tierra. La investigación se publica en Nature Climate Change.


El Acuerdo de París tiene como objetivo limitar el aumento de la temperatura global a muy por debajo de los 2 grados Celsius y preferiblemente a 1.5 grados. Muchos estudios de escenarios sugieren que la bioenergía con captura y almacenamiento de carbono, en resumen, BECCS, puede ser una tecnología clave para alcanzar estos objetivos. Con BECCS, la producción de biomasa sirve como sumidero de carbono durante su fase de crecimiento. Al capturar posteriormente CO2 después de la combustión de la biomasa y almacenarlo en ubicaciones de almacenamiento geológico, BECCS puede eliminar CO2 de la atmósfera. El balance neto de BECCS depende, sin embargo, no solo del CO2 almacenado bajo tierra sino también de las emisiones de CO2 creadas durante el procesamiento, transporte y producción de biomasa.


Por lo tanto, una evaluación adecuada del potencial de BECCS de emisiones negativas debe tener en cuenta varios factores clave, como la ubicación de la producción de biomasa, el período de tiempo durante el cual se evalúa el impacto y el tipo de energía producida. Los investigadores de la Universidad de Radboud, la Agencia de Evaluación Ambiental de los Países Bajos PBL y la Universidad de Utrecht pudieron utilizar un modelo informático único que tiene en cuenta todos estos factores para evaluar el potencial de BECCS a partir de materia prima lignocelulósica en todo el mundo.


Potencial de BECCS


Steef Hanssen (investigador de la Universidad de Radboud), primer autor del estudio, explica: "El despliegue temprano de BECCS aumenta enormemente su potencial de mitigación del cambio climático. Cuando se evaluó para los próximos años treinta, el potencial máximo global de BECCS es 28 ExaJulios por año de electricidad con emisiones negativas, secuestrando 2.5 Gigatoneladas de CO2 por año (alrededor del 5% de las emisiones globales actuales). Durante todo el siglo, el potencial puede ser mucho mayor, hasta 220 EJ por año y 40 Gton de CO2 por año en el caso más optimista. Esto es aproximadamente lo mismo que las emisiones actuales, lo que indica un potencial biofísico considerable para la bioenergía".


Sin embargo, los resultados para los próximos treinta años son particularmente sensibles a lo que sucede con la vegetación inicialmente presente antes del establecimiento de la plantación. "Evidentemente, es mejor utilizar la biomasa inicial como energía o materiales en lugar de quemarla", subraya Hanssen. "Si la biomasa inicial también se utiliza para producir bioenergía o en otros sectores para la madera o el papel, el potencial de secuestro de electricidad de BECCS aumenta considerablemente de 2.5 a entre 5.9 y 11 Gton de CO2 por año".


Se requieren grandes cantidades de tierra


Sin embargo, la implementación global total de BECCS para alcanzar los objetivos climáticos conduciría a grandes requisitos de tierra, lo que posiblemente conduciría a la competencia con otros usos de la tierra, como la producción de alimentos y la protección de la biodiversidad. En los casos más extremos, se requieren de 0.8 a 2.4 mil millones de hectáreas de tierra para el 2100 para cultivar cultivos lignocelulósicos para BECCS, lo que equivale al 5% al ​​16% de la superficie total de la Tierra.


Detlef van Vuuren (PBL y Universidad de Utrecht) agrega: "El uso de BECCS debe considerarse cuidadosamente. Si bien tiene una contribución única en la extracción de CO2 de la atmósfera, esto tiene un costo claro de uso extensivo de la tierra. Por lo tanto, solo debe usarse en combinación con opciones más importantes para la reducción de emisiones de GEI (gases de efecto invernadero), incluidos cambios en el estilo de vida y un uso más extenso de otras fuentes de energía renovable, y los costos y beneficios deben considerarse cuidadosamente. Solo entonces podremos alcanzar la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la eliminación de dióxido de carbono que busca el Acuerdo de París ”.





Fuente: Radboud University

0 comentarios