Ecobuilder, el videojuego que te permite hacer investigación ambiental mientras juegas

Actualizado: 12 ago 2020

El videojuego te permite construir tu propio ecosistema de plantas y animales, usando las mismas simulaciones de modelado que usan los investigadores para estudiar ecosistemas reales. Las soluciones a los acertijos ayudaran a los investigadores sobre problemas ecológicos sin resolver.



EcoBuilder, juego para celulares y tablets, enseña a los jugadores cómo funcionan los ecosistemas y tiene como objetivo ofrecer soluciones colectivas para acertijos ecológicos sin resolver.

La investigación de ecosistemas analiza cómo los animales y las plantas interactúan entre sí y con su entorno. El cambio climático y otras intervenciones humanas plantean amenazas continuas al funcionamiento de los ecosistemas, lo que resulta en cambios en los flujos de carbono e incluso en la extinción de ciertas especies.

EcoBuilder permite a los jugadores construir su propio ecosistema de plantas y animales. Reúne una gran variedad de especies de diferentes formas y tamaños, deciden quién come a quién dentro de los límites del juego y, dependiendo de sus decisiones, las especies sobrevivirán o se extinguirán.

Los procesos que deciden la extinción y la supervivencia se modelan utilizando las mismas ecuaciones que utilizan los científicos para estudiar los ecosistemas em el mundo real. Esto significa que los fenómenos naturales se pueden reproducir dentro del juego, creando ecosistemas que se comportan de manera realista para proporcionar respuestas del mundo real.

Esto permitirá que las estrategias de juego mas exitosas de los jugadores podrían abrirse camino en la literatura de investigación y ampliar nuestra comprensión de la ecología, lo que podría ayudar a los conservacionistas a salvar especies en peligro de extinción y conservar la biodiversidad.

Jonathan Zheng, quien desarrolló el juego como parte de su doctorado en el Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de Imperial, dijo: “Esta es una oportunidad divertida para contribuir a la investigación que podría cambiar las políticas y afectar nuestro mundo natural. Los jugadores aprenderán sobre varios fenómenos ecológicos a lo largo del camino, y sus soluciones podrían ayudar a los investigadores reales a comprender mejor los ecosistemas ".


Inspiración canina

Los diseñadores del juego se inspiraron en un proyecto para salvar el hábitat del Parque Nacional Yellowstone en los EE. UU. En 1926, los lobos fueron declarados extintos en el parque debido a la falta de regulaciones de caza. La falta de lobos significó que la población de alces floreció. Los alces en su gran número comieron demasiada vegetación y, a su vez, hicieron que los animales más pequeños, como los castores y los peces, se extinguieran también.

Después de intentos fallidos de controlar la población de alces cazando y moviéndolos, los ecologistas reintrodujeron 14 lobos de Canadá en el parque en 1995.


Los nuevos lobos reprimieron al alce, lo que provocó una cadena de efectos que se extendió por todo el ecosistema. Menos alces significaba que las plantas podían crecer más y más altas; más plantas significaron que los castores podrían regresar y construir represas nuevamente; las represas aumentaron la población de peces y más agua a los ríos y lagos. Así, se salvó el ecosistema.

Sin embargo, el ecosistema de Yellowstone aún no se ha recuperado a los niveles anteriores a 1926, un enigma que, según los investigadores, destaca cuán complejas y sensibles a la intervención humana son estas comunidades.

En EcoBuilder, los jugadores pueden tomar el mismo tipo de decisiones que tomaron los ecologistas en Yellowstone.

El co-supervisor del proyecto, el Dr. Dan Goodman, también del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de Imperial, dijo: “Dado que la comprensión científica informa la política gubernamental, un día las estrategias diseñadas por los jugadores pueden influir en las decisiones tomadas por conservacionistas reales, al igual que las tomadas para reintroducir a los lobos en el parque de Yellowstone ".


El juego

EcoBuilder se divide en dos Mundos.


El primer mundo, 'Learning World', enseña gradualmente a los jugadores cómo los diferentes tamaños y biomasas de animales y plantas interactúan entre sí, utilizando gráficos y personajes coloridos. En los escenarios presentados, los investigadores ya conocen las 'respuestas', o las mejores formas de preservar el ecosistema sin extinciones.

Una vez que los jugadores dominan el mundo del aprendizaje, pasan al 'Research World', que presenta acertijos ecológicos para los cuales los investigadores no están seguros de las respuestas, toman decisiones sobre qué especies introducir y ven quién sobrevive y quién se extingue.

El equipo de investigación recopila datos sobre las soluciones de los jugadores en ambos mundos, pero esperan que los jugadores puedan ayudar a resolver problemas ecológicos del mundo real que están reflejados en el juego.

El otro co-supervisor del proyecto, el Dr. Samraat Pawar, del Departamento de Ciencias de la vida del Imperial, dijo: “Además de reunir el poder intelectual del público en general, el juego tiene una poderosa capacidad para propósitos de divulgación y enseñanza, ya que los jugadores aprenden cómo funcionan los ecosistemas y por qué pueden colapsar incluso por pequeños cambios en su estructura".

Los investigadores esperan que los jugadores encuentren estrategias interesantes y únicas que conduzcan a ecosistemas más saludables, de los que los investigadores puedan aprender, una forma de "ciencia ciudadana".

Jonathan agregó: "Crear conciencia sobre los problemas ambientales es muy importante, especialmente dada la fragilidad de muchos ecosistemas en todo el mundo debido al calentamiento global".

EcoBuilder ya está disponible en iOS y Android.

Fuente: Imperial College of London

0 comentarios